Eva Díaz

Hoy tengo el placer de entrevistar a Eva, mamá de Mario (1 añito) y maestra de educación infantil. Ya os hablé de ella en este post.

Eva es maestra en Educación Infantil, con plaza en el CEIP José Robles de Lorca, pero con una comisión de servicios actualmente en Murcia.

¿Cómo conociste la metodología Montessori?
Pues resulta sorprendente porque creo que todas las personas que nos dedicamos a esta profesión hemos oído hablar de María Montessori durante la carrera y opositando pero, curiosamente, muy de pasada y con críticas a su metodología, (lo cual, desde mi punto de vista, es aún más perjudicial que no haber oído hablar nunca de ella). Y fue, como la mayoría de mamás, con la llegada de mi hijo Mario a mi vida cuando empecé a plantearme seriamente otro tipo de educación. Tenía claro que no quería la misma educación para él que la que yo recibí (porque no ha cambiado mucho desde entonces). Así que, buscando alternativas, profundicé en el conocimiento de esta metodología.

¿Tienes alguna formación sobre Montessori?
He hecho varios cursos y talleres para la fabricación de materiales Montessori pero no tengo una formación como guía o asistente Montessori, aunque no lo descarto en un futuro.

Este tiempo de maternidad me ha llevado a la necesidad de ahondar en otras metodologías y gracias a la ayuda de mi pareja, que siempre me acompaña y apoya incondicionalmente, he tenido la oportunidad de visitar varios colegios en Barcelona, que trabajan desde un enfoque basado en una pedagogía activa y que nos abrieron las puertas de sus aulas de par en par, y de hacer varios cursos de formación: ABN, Educación Emocional, Aprendizaje basado en proyectos del C.P.R. de Murcia, etc… Así, al mismo tiempo que “redescubrí” Montessori, conocí la Psicomotricidad Vivencial o Relacional (André Lapierre y Bernard Aucouturier) y me fascinó porque sigue los mismos principios que la metodología Montessori, seguir al niño y respetar su proceso. Para quién no la conozca, consiste básicamente en disponer el ambiente de forma que el niño/a a partir del juego espontáneo pueda interactuar libremente con los materiales y personas presentes en él, adulto e iguales. La forma en que un niño/a se relaciona con su ambiente, sus movimientos, cómo resuelve un conflicto, etc. nos está contando mucho de él/ella, de lo que pasa en su interior. Tenemos que tener en cuenta que los niños/as muchas veces se sienten limitados para expresar lo que sienten porque no disponen del repertorio lingüístico para ello o porque tienen dificultad para poner nombre a sus sentimientos. En este sentido, el cuerpo es la herramienta más eficaz de comunicación entre un niño/a y un adulto que sepa interpretar esas señales. La figura del adulto consiste entonces en acompañar al niño en este proceso pero sin interferir en él.

Para quién quiera profundizar un poco más, os dejo un enlace a la página de Hendrik Vaneeckhaute, que es una de las personas con las que me he formado, y otro a la página de Cynthia, (Espacio Vivo) de la que también recibí formación.

¿Qué esperas del método?
Para mí Montessori no es un método, es una FILOSOFÍA DE VIDA, una forma diferente de ver y estar con el niño, desde el respeto a sus ritmos evolutivos, intereses y necesidades. Es una cuestión de mentalidad, por eso los materiales y el mobiliario son secundarios. Se puede aplicar Montessori sin tener un solo material y al contrario, disponer de todo el material Montessori que existe en el mercado sin estar “sintiendo” la esencia de esta pedagogía que no es otra que seguir al niño…

¿Cómo integras Montessori en tu casa?
Volviendo a la idea de que Montessori para mí es una filosofía de vida, creo que está presente (o al menos lo intentamos) a diario. Para mí, el secreto está en confiar en el niño/a, en sus posibilidades, a veces subestimamos sus capacidades y sin darnos cuenta las limitamos. Nosotros, por ejemplo, practicamos Baby Led Weaning (mira este vídeo) con Mario desde que vimos que estaba preparado para la alimentación complementaria (6 meses aproximadamente) y confiamos plenamente en él, en su capacidad de autorregulación. Él decide qué quiere comer (de entre los alimentos que le ofrecemos) y cuanto (tal y como lo hacemos los adultos). He de decir que ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado como padres. Las familias que siguen este método coincidirán conmigo en que no es un camino fácil pero, sin lugar a dudas, ha merecido la pena el esfuerzo.

Mario, antes de cumplir el año, ya era capaz de comer él solo con tenedor. Y no, no es que mi hijo sea más habilidoso que otros que no lo hacen, es simplemente que a él se le ha dado la oportunidad de hacerlo, y este ejemplo tratamos de trasladarlo al resto de actividades diarias: confiamos en su capacidad para subir escaleras (gateando aún). Claro que se puede caer, pero para eso estamos papá y mamá, a su lado, acompañándolo pero sin interferir en su proceso de aprendizaje.

Hace un tiempo leí una frase que me encantó, decía algo así como: “Si tú haces todo por el niño, él no solo aprenderá que no puede hacer nada por sí solo sino que tú siempre lo harás mejor que él”. Trato de aplicar esta frase a mi vida diaria, tanto en el aula como en casa.

Hemos integrado a Mario en nuestra vida diaria desde que nació, con esto quiero decir, de manera CONSCIENTE y por tanto el mobiliario y los espacios han ido cambiando y evolucionando con él. Por ejemplo, practicamos colecho desde su primera noche de vida así que quitamos uno de los laterales de la cuna y queda una continuación entre nuestra cama y su cuna. La idea es que él elija donde quiere dormir según las necesidades de cada momento (hasta el momento tiene claro que es en nuestra cama, jejeje).

En el salón pusimos una mantita y un espejo durante los primeros meses de vida para que pudiera empezar a reconocer su propia imagen. Posteriormente, cuando empezó a gatear, la manta desapareció porque vimos que le entorpecía en este proceso y pusimos a su alcance una barra de madera para que pudiese levantarse sin ayuda cuando quisiese (ahora estamos en esa etapa). Encima de la barra de madera, hemos situado nuestra cuerda de la belleza que vamos variando periódicamente y adaptando a cada estación.

cuerda de la belleza (1)

En su habitación pusimos una cama en el suelo (el lateral que quitamos a la cuna hace de aislante entre el colchón y el suelo, por si a alguien le puede servir la idea). De este modo, él baja y sube fácilmente cuando quiere. Junto a la cama, tenemos una estantería a su altura con materiales que vamos variando cada cierto tiempo. Él tiene autonomía para elegir con qué quiere jugar, cuándo y cuánto tiempo. Yo simplemente me dedico a observar sus intereses e intento proporcionar el material más adecuado para satisfacerlos.

cama Mario

A todos los niños/as les encanta tener un refugio donde esconderse. Como no tenemos mucho espacio en el piso, se me ocurrió la idea de poner unas cortinas en mitad de la habitación, de modo que hacen de “guarida” para pasar a su cama.

nuestra guarida (2)

Y finalmente, aprovechamos un espacio inservible detrás de la puerta para convertirlo en una pequeña biblioteca.

Librería en el dormitorio

En el salón hemos creado un rincón de lectura que a la vez funciona como “rincón de la paz“, aunque tengo que confesar que aún no me termina de convencer esta idea ya que los adultos, cuando tenemos un problema, no nos vamos a un rincón determinado a resolverlo. Veré cuando Mario vaya creciendo si es un lugar al que le gusta acudir para relajarse si se enfada o cuando le apetezca estar solo. Si es así, le veré la utilidad.

Rincón de la paz (2)

Debido a nuestra situación familiar, vivimos entre Lorca y Murcia y este primer año de vida lo hemos pasado en Murcia. Aquí en Lorca, estamos en pleno proceso de adaptación de los espacios. El bidé del baño se ha convertido en su espacio de aseo personal, en el salón tiene una leja para sus cuentos dentro de nuestra librería, una estantería a su altura con material que vamos variando y un rincón de música. Su habitación no está adaptada aún porque no le damos uso.

rincón aseo personal, antes y después (3)
rincón aseo personal, antes y después (2)
Estantería de materiales en el dormitorio
Rincón de música (1)

¿Qué materiales usas? ¿Los has hecho tú?
En la etapa en la que está Mario, la mayoría de materiales que utilizamos son de juego heurístico (materiales no estructurados) tales como tapaderas de botes de conserva, rulos del pelo, esponjas, estropajos, rollos de papel higiénico, tapones de botellas, pinzas de la ropa… En definitiva, materiales que podemos encontrar fácilmente en un hogar y que curiosamente son los que a él más le llaman la atención. Ya se sabe.. “cuanto más haga el juguete, menos hará el niño y al contrario”. A partir de ellos, hemos creado algunos juegos caseros.

Materiales de Juego heurístico (1)
Materiales de Juego heurístico (7)
Materiales de Juego heurístico (4)
Materiales de Juego heurístico (2)
Materiales de Juego heurístico (5)
Materiales de Juego heurístico (6)
Materiales de Juego heurístico (3)

También hemos hecho algunos materiales Montessori caseros: la caja de colores nº 3, las letras y números de lija, tarjetas tres partes de animales de la granja, etc… Y hemos comprado otros que son un poco “imitación” pero con los que conseguimos igualmente el objetivo propuesto sin gastar un riñón, ya que los materiales Montessori, como se sabe, son bastante caros.

Clasificación de animales según el hábitat en inglés (1)
Caja de colores nº 3 (1)
Tarjetas 3 partes animales de la granja (1)
Juego de coordinación viso-manual. Más adelante sirve para asociar colores (2)
Caja de colores nº 3 (2)
Letras y números de lija
Maracas caseras con diferentes sonidos (garbanzos, arroz, cous-cous, lentejas)
Panel sensorial

Ojo, hay materiales Montessori muy específicos que no pueden ser sustituidos por material de imitación debido las características de los mismos. Por ejemplo, “La torre rosa”, que es un material compuesto de 10 cubos de madera que miden desde un centímetro hasta 10 centímetros cúbicos. Con ella los niños exploran la diferencia de volumen que hay entre los cubos de una forma muy especial, pues su color uniforme hace que no haya distracciones en lo que se está trabajando. Los cubos son de madera de haya y la diferencia de peso se nota bastante por lo que si lo compramos de imitación, corremos el riesgo de que no cumpla estas cualidades y por tanto, tampoco el objetivo del mismo.

Y finalmente, hace muy poquito celebramos el primer cumple de Mario y se me ocurrió hacerle un cumple al estilo Montessori pero de invención propia, jejeje. Sobre una tela grande, recorté y pegué 12 pétalos de fieltro, cada uno corresponde a un mes del año y sobre cada uno de ellos puse una foto correspondiente al mes del año que acaba de pasar. La idea es seguirlo año tras año, sumándole cada año fotos del mismo. El objetivo es que entienda que cumplir años no solo significa recibir regalos, sino que ha pasado un año de su vida lleno de momentos inolvidables.

Cumple de Mario

¿Qué te gustaría que hubiera en Lorca relacionado con Montessori?
Indudablemente una escuela infantil que aplicase una metodología respetuosa con la primera infancia (0-3). Será porque es la etapa que está viviendo mi hijo, será porque en esta etapa se crean los cimientos para las demás… El caso es que es necesario un espacio donde se tome consciencia de la importancia de estos primeros años y se traten de respetar al máximo, que integre en su día a día, por ejemplo las ideas de Emmi Pikler (respeto a la libertad de movimiento). No digo que no las haya pero yo no conozco ninguna que se base en esta metodología, si la hay, me encantaría conocerla. Y, por supuesto, un colegio público donde se llevase a cabo este tipo de metodología.

Creo que los padres/madres tenemos derecho a elegir alternativas a la educación tradicional que hemos tenido hasta ahora sin tener que recurrir a la educación privada. En ello estamos… 😉

Es genial haberte conocido Eva. Ver como una maestra joven se interesa tanto en cambiar la manera de ver a los niños nos da mucha esperanza en que otro futuro es posible para nuestros hijos. Muchas gracias por colaborar. Estamos a tu disposición siempre que lo desees y esperamos poder colaborar contigo en muchas muchas más ocasiones
Me fascina esta iniciativa. Estoy super feliz de que exista una asociación Montessori en Lorca, de haberos encontrado… No es fácil encontrar gente con las mismas inquietudes. Imaginaos mi grata sorpresa cuando vi el proyecto que se pretende llevar a cabo en el CEIP José Robles, siendo el centro donde tengo mi plaza definitiva… Hermosa coincidencia.

“Cuando alguien persigue un sueño, todo el universo conspira para que lo alcances” (El alquimista).

Muchas gracias a vosotros también por dejarme colaborar tan activamente.

Regalo hecho por Mario

“Si tú haces todo por el niño, él no solo aprenderá que no puede hacer nada por sí solo sino que tú siempre lo harás mejor que él”

Eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *